Sola

Este viaje, queriendo, fue una invitación a estar sola.

Hubo momentos en la vida en las que me encontré sola. Pero no se parecen en nada a la que me recibió en otro país, llena de otra cultura, de otros sabores, de otras pieles, de lo diferente.

Pense que era necesario, confiando en que lo iba a lograr, que yo misma conmigo podía.

 

No es tan simple.

 

A cada paso es reencontrarse con una desconocida. Una que soy yo, si , eso se ve claro en el reflejo, pero tiene un no sé qué diferente, un brillo en los ojos que nunca antes había visto.  A cada paso es dejarse ir en lágrimas, que brotan conscientes, sin dolor. Enjuagando así el pasado, fluyendo un futuro abundante. A cada paso es sentirse abrumada por lo desconocido, por la cantidad de posibilidades en frente, por el “no saber”.

 

Hoy decidí sentarme a tomar una cerveza con ella, la que me dedique a evitar estos dias. Le explique que así como la luna está menguando, yo  también, y empiezo a caminarme  hacia adentro. Que por eso me la encontré. Que estoy bien, pero que ahora solo estoy yo. Frente a mi, dejó de ser la niña buscando aceptación, dejo de preguntar que hacer y para donde ir, dejo de buscar respuestas en las estrellas. En cambio, empiezo a tomar decisiones, casi como un pájaro que está aprendiendo a volar, ganando seguridad en cada intento.

 

Ella me sonrió, solo sonrió.

14045904_905949179549758_4414038688424334220_n

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s