Presente

M,

Juguemos un juego.

Estés donde estés en este momento que elegiste leerme, observa lo que te rodea. Concéntrate en los detalles, todo eso que está en el piso, todo lo que hay en el cielo. Colores, formas, texturas. Si hay personas, qué están haciendo, cómo se estarán sintiendo. De donde viene lo que estás escuchando, que aromas trae el paisaje, que es lo que tocarían tus manos si no sostuvieran este papel.  Transfórmate por dos segundos en espectador del lugar que elegiste.

Ahora sí, mientras tus ojos recorren  mis palabras y tus manos sienten el delicado peso y textura de la hoja que elegí para vos; y mientras tus oídos dejan en segundo plano los ruidos del mundo y tu mente busca en los recuerdos el sonido de mi voz; mientras te atraviesa el instante mismo que estás viviendo, yo te doy este presente.

Porque no podría ser en otro momento ni en otro lugar, aquí y ahora es perfecto.

Este presente compartido, que llegó mágico en el momento que tenía que llegar. Que nuevamente llegó con una mirada y una sonrisa de complicidad con el Universo. Las expectativas se escaparon en el mismo momento que te solté en la carta pasada, nos reencontramos en este presente y lo único que podemos hacer es dejar que suceda.

Entonces construimos un grupo, una obra, una amistad, una hermandad; nos vamos regalando los detalles, el conocernos, el ser sinceros.

Nos miramos, no sólo te miro. Poco importa si queremos o no, no solo nos estamos miramos sino que nos vamos sabiendo. El infinito de tus ojos no sólo me entrega al sin fin de ideas, sino que me transporta a dudas, misterios, caminos por recorrer, canciones que no están escritas aún, todo lo que habita en vos. Ahora hay silencios y largas charlas; comodidad e incomodidad; levedad y profundidad; sonrisas y tensiones. Y para mí, eso es sinónimo de vida.

Y vivirnos es el mejor presente que puedo darte y me podes dar. Porque me das la oportunidad de acompañarte, de darte la mano, de abrazarte y saber que no importa  el futuro ilusorio, porque no podría ser en otro momento ni en otro lugar, aquí y ahora es perfecto.

Sin querer, a partir de ahora, estemos donde estemos, nuestros sentidos guardan en la memoria al otro, entonces poco importa estar físicamente presentes, ya habito en vos como vos en mí, fruto de este regalo.

¿Te estás permitiendo recibir este presente?

 

images

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s