Pasado

23 Abril 2015

M,

Te preguntaras por qué a vos, por qué a las tres de la mañana me siento a escribirte sin saber específicamente que. Sé que están brotando de mi estas palabras pero no se a dónde se dirigen ni si vas a saber entender lo que quiero decir. Siempre me justifico, así que solo tenes que saber que estas palabras son solo esto, palabras.

Palabras que podría haberte dicho hace unos instantes antes de irme. Palabras que no dije  por vergüenza, quizás, o porque era un cumpleaños, o porque no nos vemos con frecuencia.

Me hubiera gustado decirte que te veo. Ya sé que no es nada de otro mundo, que sí te lo podría haber dicho, pero  no. La cuestión es cómo te veo.

Como siento que todas las actividades del día convergieron en el exacto momento en que sonreí de sorpresa al encontrarte en ese festejo. Como siento que te miro y entro en tu sin fin de ideas, me conecto, y me emociona sólo comprender una pequeña parte de todo lo que la atraviesa. Siento que ese todo se libera a través de tu presencia, y todo lo que me rodea queda en silencio por un segundo. Mientras respiro voy cayendo  en la conciencia que seguimos en un festejo, te atrapo mirándome, me pregunto si es a mí a quien estás viendo. Esa sensación de querer decirte todo lo que me sucede cuando la vida nos encuentra sin avasallarte o que pienses que estoy loca.

Pero me quedo en tu mirada y me regalo el mirarte. El saberte un poquito, sin que me sepas.

¿Me querrás saber?

De haberte dicho todo esto, me habrías salvado de esa duda. Un respetuoso alejamiento hubiera estado bien y cada uno hubiera ya sido parte del pasado del otro. Pero ahora estas presente, muy presente. Y esa incertidumbre me moviliza, me vuelve niña, de esas que se ponen nerviosas y no saben si están dando las señales correctas.  De esas que no quieren ser pesadas preguntando tanto, que no quieren invadirte sino que nos invadamos de a poco.

¿Me querrás saber?

Mi respuesta es no y por eso te escribo estas líneas. No, por ahora. Tal vez no sea el momento todavía. Quizás nuestros hoy todavía no pueden unirse, quizás nuestros círculos empiezan a partir de hoy a vibrar cerca pero falta tiempo. Quizás estamos contrayéndonos. Y va a llegar ese momento, que nos queramos saber, y  que no es hoy.

P

M

Este post forma parte de una trilogía, acá los link a los otros textos: PASADO – PRESENTE – FUTURO

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s