R de Ruta

A veces, la ruta cambia.

Sin querer, hoy se transformo en una parecida a la de un laberinto, pero no cualquier tipo de laberinto, uno univiario . 

Sin título-1

“El cual nos hace recorrer, al ingresar en él, todo el espacio para llegar al centro mediante una

única vía, camino o sendero, es decir, no nos ofrece la posibilidad de tomar caminos alternativos, no hay bifurcaciones, donde hay una sola puerta de salida, que es la misma por la que se entra al laberinto. Por el hecho de tener un solo camino o sendero el cual seguir a medida que avanzamos dentro de él, no nos podemos perder en su interior.”

No lo pedí, aunque quizás lo estaba buscando. De a poco, la ruta que estaba construyendo se desmoronó; no fue por falta de amor, ni por falta de algo material, fue por falta de mi. Las cosas sucedían, las decisiones se tomaban pero no estaba yo. Entonces ¿Dónde esta mi arte? ¿Dónde mi pasión, mi vuelo? 

Y así, espectadora del propio derrumbe, me senté a observar. Qué mejor que ser testigo presente y consciente de todo aquello que hizo caer mi construcción, de todo lo que podría haber hecho y de toda la experiencia nueva. Y como quien recibe un par de lentes nuevos para ver mejor, un par de guantes  para no lastimarse y una fuerza espiritual inmensurable, acá estoy, por volver a construir. 

Ya se siente diferente, ya no controlo ni tengo expectativas. La vida me esta trayendo nuevas compañías, nuevas rutas. Me quiero dejar vivirlas de la mejor manera posible. 

Cambia la ruta, cambio yo. 

Gracias, gracias, gracias. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s