H de Hoja


Uno de los momentos que más disfruto cuando camino por la ciudad en otoño, es aquel en que tenes la fortuna de observar una hoja caer de su árbol. No podes impedir que la hoja caiga, ni apurar su paso; sólo podes ser testigo de ese maravilloso momento mientras esa porción de árbol baila junto al viento y toca el suelo, como en puntas de pie. Siempre guardé ese momento en mi memoria, pero nunca lo he logrado capturar. Es que son momentos tan especiales que tengo la sensación que ninguna imagen va a lograr transmitir lo que verdaderamente significa,y por eso hoy intentaré ponerle palabras.

Ayer mientras recorríamos con una amiga una feria de artesanos, encontramos dijes con formas de hoja. Evoqué el recuerdo de algunas historietas y alguna que otra tarde en el parque, mientras mi mente fue tejiendo esta especie de simbologia que hoy les comparto y llevo colgando del cuello.

“Me gusta creer que somos como esas hojas que están cayendo.

No podemos elegir en qué momento van a caer, ni frenarlas mientras lo hacen, mucho menos impedir que toquen una superficie. Sólo podemos observarlas, y sonreír. Creo que ellas sólo se limitan a fluir, algo les dice que es el momento de soltarse…algo las impulsa a dar el salto y luego flotan con el viento acariciándolas, haciéndolas bailar. Si las hojas tuvieran caras, creo que uno las podría ver sonreír y cerrar los ojos al disfrutar la caída.

Pero el camino no termina ahí. Una vez que llegan al piso ahí se quedan, hasta que se desintegran y se vuelven abono (eso si no las barriste ni las metiste en una bolsa para que se las llevara el basurero o – mucho peor – las quemaste) para el árbol del que cayeron. Abono que alimenta y nutre. Y después repetir el ciclo una y otra vez. Nace otra hoja, crece, decide cuándo caer, se transforma en abono y vuelve al árbol. Porque así el árbol crece, se renueva y fortalece, gracias a que todas esas hojas se animaron a mostrarnos el espectáculo de caer al piso.

Ciclo

Así somos nosotras, o al menos así tenemos que aprender a ser. Temer, si queremos,a dar el salto, pero escuchar nuestra voz interior que nos dice cuándo es el mejor momento. Soltar, todo eso que nos da miedo, para disfrutar con el viento la caída. Bailar y disfrutar el viaje, con todas sus enseñanzas. Tocar el piso en puntas de pie, para ir como las hojas por el mundo : livianas, ligeras y libres.

Tampoco frenar allí. Cuando nos demos cuenta que ya nos soltamos,damos ese paso tan amplio que nos invita a crear. Porque esa caída ya nos transformó, entonces solo nos queda transmitir nuestras ideas, alimentar nuestros sueños y  compartir nuestras experiencias. Para volver a nacer como semilla, hoja o raíz de nuestro árbol. Para empezar un ciclo nuevo, para renovarnos todos los días. Para dejar de ser espectadores de otras hojas que caen y soltarnos nosotros mismos.

Por eso, me gusta creer que somos como esas hojas que están cayendo.”

Gracias, más por favor.

P1150269

 

Anuncios

2 thoughts on “H de Hoja

  1. Vi unas hojas cayendo el otro día y me acordé de este post. Me gusta muchisimo, y si me organizo un poco más con las fotos y el tiempo, voy a escribir algo y poner un vínculo a esta página. Te quiero, mitad!

  2. Pingback: A for Autumn; H de Hoja | Little L Lost

Responder a littlellost Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s