E de Entorno

Como quien no quiere la cosa, encontré la palabra con E mientras manejaba hoy, hablando con mi hermana. Casi que podemos decir que es un regalo que me hizo. Con la E encontrada me Emocioné y no podía Esperar para sentarme y Escribir sobre  mis conclusiones de día soleado.

No he buscado lo que significa “entorno”, y con mis palabras te puedo decir que es como la realidad más inmediata que tenemos. Eso que esta alrededor, a nuestro alcance, que cambia con el tiempo. En base a eso te cuento estas conclusiones que saqué hoy.

Hacían varios días que no estaba bien. En el fondo me sentía rara, como apagada. Incluso en mi cuaderno escribí algo como…

¿Por qué nos cuesta tanto? ¿Por que no damos el primer paso? ¿Por qué no nos arriesgamos? ¿A qué le tenemos tanto miedo? ¿Por qué se nos estancan las ideas?

Así, con mucho movimiento en mi cabeza, descubrí que no quería que pasara lo mismo de siempre, que las situación se repitiera: yo mal, dejaba pasar, mejoraba hasta que volvía a estar mal. En el fondo sentía que estaba sosteniendo una pelota bajo el agua, pero que me estaba quedando sin fuerza y eventualmente me iba a golpear en la cara.

Sumado a eso, empecé a enojarme. Con mi familia, por no entender. Con mis amigos, por presionarme también. Después descubrí que el enojo era conmigo, por no poder hacerme entender y por sentirme quieta ante lo que los demás me decían. Quieta no, estancada. Y lo que se estanca larga mal olor, no quería eso.
Como frutilla del postre me encuentro a muchas personas con las que caminé mucho tiempo, pero por la misma vida también nos separamos. Gente que quise y quiero mucho, y si bien entendí por qué la vida quiso caminos diferentes, me veía igual que ellos, estancados.

Pero quería solucionarlo, por primera vez no iba a huir. Le planteo a mi hermana un poco de esto que me pasaba y me dice:

El entorno es lo que ha cambiado. Estás rodeada de gente en movimiento, intentando transformar su realidad. Te presionan porque saben de lo que sos capaz

Sentí, en ese estancamiento, como si le hubiesen hecho un pequeñísimo agujero a lo que  y el agua empezaba a fluir. En otras palabras, me cayó la ficha.

Claro que me iba a ver quieta, y en las personas esas que me crucé que hace mucho no veía, yo fui parte de eso una vez. Me sentía cómoda, incluso contenta, e iba al mismo ritmo.  Si bien conocía a algunas personas inspiradoras, simplemente creía que no podía, que no iba a estar a la altura. Me costó salir de esa zona de confort donde la quietud remplazó a la curiosidad. Pero empecé a ampliar, a tener una vista más panorámica, y aunque dolió y cuando quise sufrí, pude soltar.

A medida que soltaba iban apareciendo – o reapareciendo – estas personas que se volvieron mi entorno. Estas personas en movimiento, dispuestas a dejar una huella desde el ámbito en el que se encuentran, esos jugadores valiosos que empecé a ver como pares y no en pedestales. Empecé a creer, a creer en mí misma.

Y por como son, no me iban a dejar caer. Porque conocen mejor que yo mis capacidades, tienen el otro punto de vista, y sobre todo, adoramos compartir tiempo para crear.

La frase creer para crear nunca tuvo más sentido como lo tuvo ayer para mi.

Entonces, llegando a casa, todavía emocionada por la sensación de estar rodeada de gente grande (y con esto no me refiero a la edad), repasé  a ese…mi nuevo entorno.

934844_10201136884934056_306212109_n

1377098_10151907975604583_27046171_n

998250_10201251736325269_1848916416_n

IMG_20130723_162121

1379444_201026500080068_1217952222_n

Lleno de gente, de diferentes edades y lugares, con los cuales elijo compartir mi día a día. Personas que transmiten, no siempre con palabras, su compromiso con la vida. Encontré a mujeres emprendedoras, haciendo pasteleria o arriba de una tela,  en proceso de búsqueda o muy decididas, trabajadoras, luchadoras y defensoras de su familia; y todas, cada una de ellas estaban sonriente.Encontré a hombres sinceros, dulces, apasionados, trabajadores y emprendedores, con ganas de acompañar, dispuestos a enseñar y aprender, jóvenes y niños; y todos, cada uno de ellos estaban sonrientes.

Estaba rodeada de gente feliz, que sonreía a pesar de las dificultades. Gente valiosísima, que vale la pena conocer.

Con todo ese orgullo por ser parte de esta tribu soñadora, agradezco que estén cerca y conocerlos. Nos hemos elegido para aprender, compartir y crear. Reviviendo este entorno elegido, vuelvo a elegir el movimiento, vuelvo a elegir dejar mi huella, un paso (seguro) a la vez.  Me amigué un poco con esta parte que estuvo quieta, pero que cambió su entorno justamente para eso, para ser feliz. 

 

 

 

Anuncios

2 thoughts on “E de Entorno

Responder a nadietelocreeria Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s