Día 27 – Detalles


Necesito los pequeños detalles, son el reflejo de cada uno de nosotros. Es lo que echo de menos constantemente. Por eso no se puede reemplazar a nadie, porque todos estamos hechos de pequeños y preciosos detalles.

Antes del Atardecer

En varias oportunidades puse en en blog entradas que estaban precedidas por la palabra “Detalles”, que mostraban esas cosas de mi que no muchos conocían. Así te diste cuenta de mi rareza en lo que prefiero y de mi normalidad en una lista de cosas por hacer.

He aquí un detalle importante sobre mi: recuerdo los detalles de cada persona que se cruza en mi camino. Lo admito, me encanta observar, encontrar esas cosas que a simple vista no se ven, disfrutar de esos gestos, esos momentos, esas miradas que van a quedar guardadas en mi memoria, y voy a recordar sonriente cuando me hablen de la persona que observé.

Puedo sonreír entonces al ver los ojos claros de un amigo mago perdido en su mundo, la sonrisa sincera de un amigo pidiéndome que me tranquilizara, los ojos marrones y llenos de energía de una amiga bruja o el abrazo y beso en la frente que me dieron una vez y guardo su calor en mi corazón.

Aunque no te conozca, puede que tenga un detalle tuyo guardado, yeso también me pone contenta. Somos detalles, somos momentos.

Ayer mientras me  era consciente de uno de estos detalles, me di cuenta que aunque sea libre y quiera la libertad de las personas que están cerca y respete su autonomía, no voy a poder soltar nunca sus detalles. Es que son esos lazos que nos unieron aunque sea por un efímero momento y nos llenaron el alma aquellas cosas que me van a permitir recordarlos con cariño y saberlos bien cerca o lejos de mi.

No suelo anotarlo en ningún lugar, aunque haga alusión a ellos; si has leído el blog antes, muchas veces esos pequeños detalles son los que inspiran mis palabras. Creo que en cada una de esas cosas, está el amor puro fluyendo entre la gente, la complicidad y el observar con atención lo que está sucediendo.

Esto, no es aplicable solo a las personas, sino a los animales, a los lugares. ¿Nunca te sentiste cómplice de aquel perro refregándose en el pasto? ¿Jamas te enamoraste del color naranja de un atardecer? ¿No recordas un lugar por un momento vivido allí, su gente?

Hay que saber que es lo que queremos detallar, hay que procurar ver ese lado que los demás no están viendo, desarrollar la capacidad de innovar, encontrarse con la imaginación propia, guardar momentos.

Porque los detalles simplemente nos recuerdan lo efímero que son los momentos, que así como las emociones son tan cambiantes como el clima, así las personas cambiamos y con nosotros nuestros detalles.

Así que mientras disfruto los detalles que brindan amor, te invito a que disfrutes vos también de esa mirada, ese lunar, esas manos ásperas, ese juego, ese niño desconocido, esa sonrisa regalada, ese beso robado y por que no, la lluvia en un día de sol, la luna en una noche estrellada, o el silencio de la naturaleza en el patio de tu casa.

Detallate, agradecé, más por favor.

P1080182

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s