Día 19 – Acto de colegio

 

 

 

Desde que terminé la secundaria más o menos que no iba a un acto de colegio. Si fui a escuelas, si estuve en contacto con chicos…pero uno evita los actos. Hasta hoy, que Matias bailaba el gato y quería ir a verlo.

Por empezar, me levanté re justa con el tiempo, pero no llegué tarde (un acto que no empieza a horario ¿raro?) Ahí estaba el gran pequeño, rodeado de su familia, todos pendientes de su vestuario. Estaba hermoso, se te hacía una sonrisa de solo verlo.

Esperamos bastante tiempo, y mi niña interior recordó cómo se sentía estar ahí. Porque la última vez que había sido consciente fue, creo, en el acto de colación, donde dijo unas palabras que no recuerdo, el mismo dónde les regalo a los niños de sala de tres años un mensaje con unas huellas. Rememorar este, mi último acto del lado de protagonista, me puso muy contenta.

P1090053

En algún momento de todos esos actos de los que formé parte, me imaginaba en un acto del otro lado, de espectadora. Grande probablemente, viendo a algún niño olvidarse la letra de la poesía o el paso que seguía en el baile. Ese momento llego antes de lo esperado, de la mano de mi hermano menor Matias. Estoy segura ya que este niño va a transformar mi vida.

P1090029

Sonreí todo el acto, no importaba si estaban diciendo las palabras alusivas o cantando el himno. Recorrí la escenografía, me llené de escuela. Inspiré ganas de aprender y sobretodo ganas de hacer.

No les voy a mentir, Matias estuvo precioso. El y su compañera, de lujo.

P1090052

 

P1090047

Lo que más me gustó observar igual fue todo el backstage. Estaban allí papá, mamá, abuela, Cintia y yo. Todos mimándolo un poco, y sonrientes por sus logros. Me asombré de saber que ese niño va a llegar tan lejos como quiera y en gran parte es por el trabajo de todos ellos que lo acompañan e integran. Maestra, compañeros, señora del kiosco, papá que le ofreció un pastelito, mamá que pidió el teléfono para llevar a su hijo a jugar, directora, abuela, padres, Cintia y yo. Sentí toda esa burbuja de amor, que  me llegó al cerebro.

P1090068

P1090036

Me hizo pensar que… si realmente quiero, Matias no va a ser el único niño que pueda acompañar y motivar en mi vida. Espero que sean muchas sonrisas en muchos niños. Porque hoy se que vale la alegría y la pasión.

Gracias, más por favor.

 

 






 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s