Día 9 – La bicicleta

923197_641894902491366_2003920923_n

 

Mi medio de transporte es la bicicleta.

A veces roja, a veces violeta, con muchas cadenas atadas porque he perdido las llaves de sus candados, viejas, casi destartalada, pero se mueve. Estuvieron muchos años estacionadas, hasta que me regalaron esta independencia de la que siento que es imprescindible.

Es gracioso, porque hace unos años si alguien me decía que iba a recorrer tanto en bici no le hubiese creído una sola palabra.

Empecé a usarla por insistencia de un amigo. Y como todo, tuvimos que conocernos mucho, antes de estar cómodas con la presencia de la otra. Creo que “jiracleta” , como la llamo, se había olvidado de lo que significaba llevar a alguien y yo, aunque dijesen lo contrario, me había olvidado de pedalear.

Me di cuenta, entonces, de todo lo que significaba andar en bicicleta. Estar atento, respetar lo que pasa, disfrutar el aire, ir en subida, soltarse de manos, ir en bajada.

En los kilómetros que llevo recorridos, y se que quedan muchos más, puedo decir que me ha servido para ser feliz. Porque entendí que no es igual a otro medio de transporte y que me da un tiempo conmigo misma que a veces no tengo. Aprendí a disfrutar de ese momento, y a quererlo. A necesitarlo y a salir en busca de el. Para aunque más no sea reflexionar, mirar en cámara lenta el camino, ir acompañada de amigos, llegar al medio de la naturaleza, ir rápido para que me falte el aire, o bien lento por ir cansada.

Hoy que la veo estacionada ahí quién sabe hasta cuando y aunque use otra bici, solo puedo agradecerle por darme los momentos más reflexivos y de encuentro conmigo misma.

A veces, me canso de andar en bici, me cuesta salir de casa. Pero apenas empiezo a pedalear, me da la sensación que cada músculo de mi cuerpo se pone en marcha para llegar tan lejos como pueda. Realmente ha logrado que yo recorra distancias inimaginables.

Hoy no me imagino sin ella, sin su compañía, sin su amor. Es ella la que me da esa otra percepción del universo, la que me regala esos detalles, con la que invento historias, a la que lleno de stickers. Sin ella, se me va el movimiento, la libertad y el aire fresco.

Gracias Jiracleta, más por favor.

MÚSICA: Martín Buscaglia – Oda a la Bicicleta

VIDEO:  Te lo dire – Cortometraje

LIBRO: Revolución en bicicleta – Mempo Giardinelli

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s