Día 3 – Telas

Casi al empezar con el blog escribí sobre un viaje a las alturas muy particular. Era el viaje de subirse a una tela, y hacer acrobacias en ella. Hablé sobre el desafío que se me presentó y cómo me gustaba subirme.

He aprendido mucho gracias a ellas y hoy me pasó algo extraño mientras iba al gimnasio. Agudicé mis sentidos. Me dispuse a hacer eso que hacía mucho no hacia mientras asistía a las clases, prestar atención a mi cuerpo. Dimensionarlo, ver que músculos hacían fuerza, hacer los movimientos lentos, disfrutar el sentir cómo respondía mi cuerpo.

Sobre todo: respirar. Estar atenta a cúando inhalar y cuando exhalar o hacer cambios de aire.

Que vaya con esa predisposición (en secreto te cuento que también se debe a que iba en la bici con música divertida, y además el sol calentaba lo suficiente como para darme mucha energía) me hizo llegar temprano y sonriente. También me ayudo a disfrutar y ser consciente de lo bueno de hacer la parte física antes de subirse a las telas. Hice todo y un poco más para que mi cuerpo vaya adquiriendo más fuerza.

Llegó el momento, parada sobre la colchoneta con una tela a cada lado, respirar profundo y empezar a subir.

Fue una experiencia que rosaba con lo mágico e increíble. No podía creer que pudiese sentir cómo cada particula de mi ser enviaba la energía suficiente a cada parte del cuerpo para que se moviese. Los músculos no dolían, se reían y disfrutaban poder crear hermosas figuras en el aire.

Como en la mayoría de las clases, me desafiaron. Tenía que subir a través de mi, a una compañera. Ya había hecho varias figuras pero acepté el reto. Se acercó, me tomó de las manos, y mi consciencia se transformó en algo de las dos. No tenía que ser consciente únicamente de mi cuerpo, sino del de ella también. Y fue maravilloso. Como era la segunda vez que lo hacíamos, me sirvió para capturar en detalle la fuerza que tenía que hacer, cuando respirar, y cuando no hacerlo.

Me bajé muy cansada pero contenta de todo lo que me dí cuenta. Agradecida por tan maravilloso profesor y tan maravillosa compañeras. Saben exigir porque saben que podes lograrlo.

Por ultimo, hice también una figura que se llama algo así como mariposa. La tela te queda en la cintura (apreta bastante) y podes tomar las telas para que tome la forma del insecto. Cuento esto no porque haya dolido, sino porque me abraza todavía esa sensación en la cintura, como recordándome todo  lo que logré hoy sin pensar en la altura, en el dolor, en los miedos, en lo que sucedía afuera. Una experiencia que sucedía dentro mío y se transformaba en arte.

Jamás me hubiese imaginado estar haciendo esto que me encanta.

 

MUSICA: Just Breath – Pearl Jam

VIDEO: Rutina de acrobacia en tela 

IMAGEN:

62591_10200981545730673_91131680_n (2)

Vicky, Sofi y yo

485097_10200567215452675_491387203_nCristo 

946079_10200981539130508_485856597_n

Bajada551439_10200567216252695_2097286789_nCuadrado

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s