Tutti Frutti – Cosas

Escuché por ahí que a la gente, cuando decide, se le complica más si tiene muchas opciones. El ejemplo más fácil, este juego, parte de las cosas. Hay tanta variedad de opciones y palabras que por ahí nos cuesta decidir cuál es la opción final. Si bien ya había caído en la cuenta de esto, lo viví en carne propia en una dinámica la semana pasada. Un tutti frutti que parecía común y a la vez te limitaba un poco la respuesta. En vez de nombres, tenías que colocar nombres de personas importantes para uno; en vez de lugares, algún momento; y así con varias categorías. Si el original me cuesta (excepto la letra M, no se por qué), imaginensé este particular. Perdí, pero a la vez me fui contenta porque era el único cuadro que tenía con significado. Recordé que deje en el tintero esto que es mi forma de ver a este juego que jugábamos de niños, y también mis más preferidas cosas.

Cosas materiales que no son indispensables en mi existencia, que si no las tengo, el simple hecho de verlas me brota una sonrisa, relaciones que uno hace con la mente para que tal objeto nos recuerde a tal momento y así. Cosas tangibles y no tanto. Fue difícil elegir, y estoy segura que quedaron muchas cosas lindas descartadas, pero aquí van…


1. Colores

Se me hace que tienen tal poder para transformar un día entero. Me recuerda al arco iris, a una tarde de juegos con niños, a algún mural pintado entre muchos, a comida. Me suenan a creatividad, a transmitir sentimientos. Incluso el aura que no se ve, dicen que tiene colores. ¡Somos color!

 

224470_150521388425878_1917422563_n

2. Libros

Adoro las librerías, los libros usados, el silencio de recorrer estanterías, sentarse en el piso por estar demasiado tiempo mirando libros, me encanta recorrerlos, tocarlos, sentirlos, que me transmitan de qué se van a tratar. Me gusta mucho leer las dedicatorias, dedicarlos, hacer fichas con las cosas más lindas. Son una buena compañía, te hacen estar en mas de un lugar a la vez, desarrollan la creatividad…son un tema especial.

3. Gota de lluvia

Prefiero una lluvia que dure todo un día a una tormenta eléctrica que dure unos minutos. Me gusta ese olor particular a tierra recién mojada. Me recuerda una mañana remolona, un campamento nacional donde todos reían porque se llovió todo, unas palabras en mapuzungún que nos invitaba a ver los arboles reírse de felicidad porque se estaban mojando, y porque no, a las burbujas que crea.
P1060834

4. Manos

Me fascina el sólo hecho de pensar que son nuestra herramienta más cercana. Todo nuestro cuerpo lo es, pero las manos son increíblemente fascinante. Pensar todo lo que sentimos a traves de ellas, que te estoy escribiendo porque puedo con mis manos, que cocino, hojeo libros, pinto alpargatas, transformo mi realidad, te agarro la mano y te llevo a pasear, automáticamente me libera.

5. Frutas de estación

Podría vivir a base de frutas si se me presenta la oportunidad. Una de las cosas que me gusta del verano es que uno puede hacerse una suculenta ensalada de frutas. Me recuerdan a sandías comidas caminando en el valle, a jugo de naranja para vender con amigos, a licuados de durazno que caen mal, a copas heladas con frutas, a que mi hermana me diga que huelo a sandía. Me gustan sus diferentes texturas, su frescura, sus aromas, es como si la sonrisa sale solo por el hecho de sentirlas.

6. Cuchara

Me gustan los utensilios de cocina, me gusta estar en la cocina. Me gusta el poder envolvente de la cuchara. Me trae recuerdos de crema y dulce de leche, de guisos calentitos con mucha salsa, de relleno de empanadas de verdura y porque no, de chocolate de huevo de pascua. Con una cucharita probás, a veces una cucharadita significa mucho más que lo que entra en ella, si metes cuchara estas metiéndote donde no debes, y hay incluso gente que duerme así. Si, es inevitable sonreír.

7. Árbol

Vida. Aprendí desde chica a observarlos con fascinación, a ver pasar las estaciones en ellos. A transformar al hombre en un árbol y saber que hay que tener raíces y copa, tronco fuerte. Da frutos, alimenta el espíritu. Me recuerda a telas colgadas, a recostarme en la sombra, a cosechar sus frutos, a regarlos, y porque no, a abrazos largos y reconfortantes.

8. Cartas

Me gusta todo el proceso de escribir una carta y enviarla. Me gusta todo el ritual de recibir una carta. En estos ultimos años he enviado muchas cartas. Las sensaciones que te invaden al saber que otra persona que no conoces, en otro lugar, se tomo su tiempo para escribirte hojas y hojas de cosas lindas es impresionante. Me recuerda a las cartas que se enviaron mis papas, a todas esas de amor que supe dar, a los viajes que acompañe, a amigos por correspondencia, y a la colección de postales.

9. Tela

Me da paz, me tranquiliza. Es el equilibrio perfecto que le da a mis días un toque de ejercicio y delicadeza. Hace mucho que no me subo a una, sin embargo, todos los momentos cercanos a ellas, el miedo de creer que no podía, la satisfacción de poder subir, el aprender a respirar, a controlar… es un viaje a las alturas que te lleva a volar.

10. Alpargatas

Me suenan a simpleza. Me gusta que son cómodas, simples y pintables. Me gusta todo el significado que uno le da, me recuerda a regalos, pinturas, jirafas. Me encanta su sencillez, porque pareciera que hablaran un idioma universal. Aunque a veces haga frio para usarlas, de las prendas que usamos, es mi preferida.

528174_235836043227745_561078052_n

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s