Proceso de construir una ruta

Hace mucho escribí para un concurso a dónde quería viajar, cómo y porqué. Le sumé además qué era lo que me impedía hacerlo. Esta iniciativa me obligó a sentarme a limpiar mi mente y a ordenarla y sacarle el polvo. Lo que escribí en esa instancia me trajo un premio incentivo por correo, un hermoso cuaderno para escribir sobre mi sueño hecho realidad: el proyecto Ruta en Construcción.

De todo esto han pasado unos meses. Al principio me pesaba no tener nada escrito en ese regalo, mucho menos haber realizado lo que decía.Ahora no estoy desesperada, a pesar de tener problemas de ansiedad,  porque me di cuenta – probablemente vos ya lo sabes – construir una ruta lleva su tiempo. (Por favor no putees a los que estuvieron cinco meses para asfaltar la cuadra en frente de tu casa porque esto es metáfora pura.)

El primer paso fue alisar el terreno. En realidad era tener una idea general de lo que quería y una meta fija. Aunque parece fácil, no lo es tanto porque implica soltar un poco algunas cosas, hacerse cargo de lo que se siente, encontrar algunas respuestas y por sobre todo valor. Valor para salir de esa zona de confort que nos dice que estamos cómodos como estamos, que no hace falta cambiar nada. Valor para dar ese Salto de Fe hacia lo desconocido, para derribar esas limitaciones que nosotros mismos creamos. Podemos tardar mucho en hacer todo esto, no tengo dudas.

Después sigue marcar los bordes, los límites. Que tan lejos queremos llegar, qué tenemos, cual es el plan a seguir. Lo lindo de esto, es que cambia constantemente. Que hagas lo que hagas, si ya diste el primer paso, nada resta en el camino, todo suma. Acá decidí quedarme, hacer TEDxSanRafael, estudiar pastelería, cuidar a Matias, activarme en la Asamblea, ser misionera, ayudar en los caminantes dentro de los scouts y todas las cosas que estoy haciendo en este momento. Mi idea fija sigue siendo viajar, llevar y transmitir alegría, inspiración y sonrisas a la gente. Pero redefini lo que significa viaje, y todo lo que nombre antes son viajes para mi. Durante este año los viajes implican disfrutar cada momento, empezando a regalar abrazos y sonrisas a la gente que esta acá, cerca. Algo muy importante, que está implícito pero quiero recordarlo, una ruta no se construye solo. La presencia de todos esos MVPs, amigos, familia, y desconocidos es clave para una ruta con éxito.

El tercer paso es rellenar la calle. Cumplir mi sueño. No se si el año que viene voy a estar recorriendo latinoamérica, viajando a Australia a estar con mi hermanastra todo un año o instalando mi microemprendimiento “La Jirafa Pastelera” que involucra la creación de un comedor y centro de capacitación para niños y adultos en panadería y pastelería  La vida me va a sorprender, pero nada sobra, porque si Roma no se construyó en un día, esta ruta tampoco.

No quiero sonar conformista, o como que nunca voy a viajar por el mundo. Estoy muy segura que haré todo eso que quiero lograr, sólo que por primera vez, estoy respetando el proceso. ¿Me acompañas en este viaje?

 

Imagen

Encontrar en cada momento, una sonrisa a compartir

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s