Proyecto Calco – SE PUEDE

Siete y media de la mañana, leo el  mensaje que dice que suspendemos la salida. Lejos de sentirme mal por cancelar la aventura, iba a dejar que mis expectativas se calmaran con un poco mas de sueño.

Ocho y diez me llama, y entre dormida me avisó que se había podido despertar y que me pasaba a buscar en media hora más o menos.

Casi a las nueve, luego de preparar el mate y cargar la pastafrola que había hecho la noche anterior, partimos en la aventura. Nos dirigimos al patronato, con las mentes llenas de idea.

Esta descubierta parte de una charla que tuvimos hace unos días en la que comentamos acerca del trabajo que le debíamos al lugar que ahora pertenece al centro de Jubilados de San Rafael, ya que amablemente nos prestaba un predio gigante sin costo para que hiciéramos campamento con los scouts. Sólo nos pedían que ayudásemos un poco en hacer algo por el lugar. Todo un año me fui de campamento, y  no hicimos mucho mas que ayudar momentáneamente en lo que la cuidadora de la casa necesitaba. De pronto llegó Martín, que sin conocer el lugar estaba ansioso por empezar a trabajar.

Escribí entonces un pequeño borrador del proyecto e improvisadamente decidimos que íbamos a ir esa mañana. En el camino vi que había cargado una calco, y me causó gracia. Me dijo que la íbamos a pegar en el patronato, para que después de mucho tiempo nos acordásemos de esa mañana, ese descubrimiento, ese proyecto que estaba naciendo.

Un poco dormida me encontraba, pero mi mente despierta captó esos pequeños detalles, como su primer mirada al lugar, sus ojos que translucían una mente cargada de muchas ideas, su fe en que podíamos hacer todo lo que estaba a nuestro alcance, y su sonrisa cómplice cuando buscábamos un lugar donde pegar la calco.

Y despacio vimos cada recoveco del lugar, empezamos a organizar ideas, tomamos mates y nos sentamos  a diagramar las actividades a hacer, las personas a contagiar. Con palitos clavados en el piso me explicó las metas a corto y largo plazo, habló del juego Age of Empire, de jefes de grupos, permisos y un sin fin de ideas que llenaron el lugar.


Imagen

Teoria de los palitos

Casi para culminar una hermosa mañana de aventuras, encontramos el lugar perfecto para pegar una calco. Cumplía con nuestros requisitos, solo que para llegar a ese lugar, debíamos hacer lo que mas nos gusta: trepar un poco. Nos subimos al techo de uno de los pabellones, entre tejas sueltas y esas cosas, y justo arriba de la chimenea, estaba la veleta. En la letra N, que simbolizaba nuestro norte, ahi se lee nuestro SE PUEDE. Ese mismo que dentro de unos meses volveremos a ver para que nos recuerde el comienzo. Ese mismo, que cada vez que visitemos el lugar nos va a dar fuerza. Ese mismo que nos dice que no estamos solos, que confiemos, que se vale trabajar y apostar por eso

Imagen

Incluso luego de regresar cada uno a su casa, como spam me bombardeó con ideas, cosas que había conseguido, fotos, mapas, y más y más y más…

Infinitamente agrecida, porque está y acompaña incluso cuando no debiera. Mucho aprendí de esta aventura que recién comienza, y espero podamos aprender y hacer mucho más. Lo básico ya lo sabemos: SE PUEDE

Imagen

Tarde o temprano…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s