TED lo cuento III – TEDxAvCorrientes

Una semana antes me llegó al correo la confirmación que había logrado salir sorteada para asistir. Aunque estaba medio bajoneada porque no iba a ir a TEDxRiodelaPlata, empecé a saltar en una pata y después me quedé un buen rato mirando la pantalla, sin poder creerlo.

Porque creo que desde el momento en el que supe de “El Mundo de las ideas” estuve al tanto de todo lo que iba ocurriendo, y además sabiendo que se iba a hacer un evento,quería ser parte de el a toda costa. Ahora solo quedaba conseguir el dinero para realmente viajar. Dos días antes lo hablé con mis papas, y me fui.

Creo que igual ya mi mente estaba cansada de viajar, pese a que lo disfruto. Saqué pasaje de vuelta para el mismo día del evento, cuando podría haber aprovechado y quedarme varios días más. Mi mente estaba en San Rafael, más que nada por los scouts.

Aun así, cuando llegue tuve a alguien que me esperase, y pese a la preocupación de mis papas por las manifestaciones en diferentes partes del país, llegue a la casa de mi tía bien.  Me pasaron muchas cosas lindas y buenas desde que llegué hasta el evento. Me pasó que encontré mi reloj que me había dejado ahí la ultima vez, teniendo ya un nuevo reloj, y me pareció todo muy extraño. Repasé todo el proceso de comprarme un reloj nuevo, y no me convencía ninguno porque no eran iguales  a mi viejo reloj, y allí reencontrados, ya me había acostumbrado al nuevo reloj tanto que, este viejo no era tan atractivo. Este detalle me hizo pensar durante todo el viaje.

Además, esta vez estuve más conectada que las otras veces, estuve mucho tiempo encerrada que dediqué a hacer cosas que no estoy acostumbrada a hacer en San Rafael: mirar televisión.  Me vi entonces mirando una película que hacía mucho no veía, y que por mucho tiempo había sido mi preferida, Elizabethtown. Quise ser la Claire de algún Drew, volví a esperanzar con mi mapa y mi viaje, con significarme, con abrazarme. Me reí, y lloré. Poco me importó que la peli sucediese lenta y tratase sobre un velorio.

Visité la nueva casa de mi prima, me contó de sus viajes, comi facturas – lo que amo de Buenos Aires son sus facturas, y descubrí que somos mas parecidas de lo que yo imaginaba. Quise vivir cerca, o aunque sea no ser tan cortada por internet y mantenerme al tanto de como andaban.

De pronto, así como cuando uno disfruta de lo que le esta sucediendo, llego TEDx. Estaba más preparada entonces me fui cómoda.  Iba sola al evento, pero apenas llegue una sonrisa amiga me recibió. Conocía a Gustavo por internet más que en persona, y sé que él no se acordaba de mi pese a un fugaz encuentro en un TEDx anterior. Maldije mi vergüenza  y al final salió todo bien. Digamos que me hice de amigos fácil, muchos. ( Gracias TEDxUTN, Gracias Gracias, Gracias).  Quise no ser tan colgada y anotar mails, acordarme de preguntarles como están luego de regresar y esos detalles.

TEDxAvCorrientes

Entre la acreditación y el sueño, preguntas y chistes malos, Gerry abrió el evento con su cordialidad y tranquilidad, sacándonos algunas risas(en mi opinion, el curso de stand up si que le funcionó). TEDxAvCorrientes empezaba y tendría que atenerme a las consecuencias.

Gerry Presentando

Ese día fui treinta ideas. Paseé desde las lentejas hasta el autismo, emocionándome y dejándome sorprender por la magia del evento – literalmente. Como les comentaba, me gustó la idea que se hiciese un curso previo, tomar treinta sueños, gente que nunca en su vida se iba a imaginar ser orador TEDx, y empezar a trabajar. Vi gente que tomó cosas cotidianas, hechos que te pasan todo el tiempo, y lo transformaron en acción. No solo eso, sino que se animaron a ir aún más allá.

Me reencontré con la escritora que creo llevar dentro. Me amigué con la cocinera que siempre quise ser. Me convertí en la compositora que jamás imagine ser. Me reí de la imaginación de un publicista y su voz de locutor. Me propuse encontrar ese espacio para estar un segundo antes, para poder innovar. Quise ser mas autista. Me deje sorprender por un mago, y no le busqué respuesta a su truco. Encontré a ese puñado de personas que logró cautivarme, porque no hablaban de nada que tuviese que ver con lo que los presentaban.

Después de dejar la presentación de Vox Pop a la mitad porque se me iba el cole, volvía a casa y no podía dejar de pensar en los regalos de este viaje.

Compartí esta TEDxAventura con un grupo de jóvenes tan impresionante como valioso. Supieron guiarme, hacerme reir, comentar detalles que yo pasaba por alto, informarme y alentarme. Toda esta idea de TEDx, cambió un poco mis perspectiva de cómo quería que fuesen las cosas de ese momento en más, mis sueños habían cambiado. Yo ya no soñaba ser oradora TEDx, quería que mi papá lo fuese. Ya no quería tener un blog para no compartirlo, quería llenarlo de nuevas ideas. Ya no quería organizar un TEDx, ya le iba dando forma. Quería reinventarme, ahora quiero reinventar el mundo.

Maravilloso grupo de personas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s