TED lo cuento II – TEDxJoven @RiodelaPlata

Nunca imaginamos poder vivir esta aventura juntas. En cuanto supimos, y salimos sorteadas, corrimos a avisarnos y a decidir con quien ibamos. Como Eve había presentado su video, entonces también tenía entradas. Scouts de Argentina había invitado a todos los jóvenes a participar, y no solo eso, sino que nos prestaban Casa Scout en Buenos Aires para quedarnos. Sole me acompañaba en esta oportunidad, y en Retiro nos encontrábamos con Vale y Eve. Allá también se nos sumaba un grupo de chicos de Córdoba y todos juntos nos ibamos a TEDxJoven @RiodelaPlata.

Una aventura diferente, y que mejor para empezarla que viajar doce horas, reencontrarte con gente que no veías hace meses, que te reciba una ciudad llena de lluvia, y porque no, una docena de facturas. Pensamos que ibamos a tener una mañana tranquila, pero terminamos dejando nuestras cosas, y saliendo a conocer un grupo scout.

Parroquia en la que paramos un rato

Eramos varios, gente de Córdoba y San Rafael conociendo y visitando la ciudad y otros grupos scouts. El lugar en el que estamos era importante, un scout de ahi nos contó toda la historia, nos revivió la vida de varias personas que desaparecieron en la dictadura, y una iglesia extrañamente ubicada.

Aprendiendo a viajar en subte

Entre subtes y colectivos, charlas y descanso, comida rápida y chistes,  por fin llegamos al centro cultural Konex, del que se desprendía una larga cola de un montón de jóvenes. Sólo quedaba esperar. A medida que pasaba el tiempo, se sumaba más y más gente a la espera.

Esperando para entrar a TEDx

Una cosa es ir a TEDx solo, como me había pasado la vez anterior, otra completamente diferente es ir con varias amigas, y algo mucho mas grande es que hayamos podido ser todos scouts. Que bueno es convivir con esta gente. Ya en la acreditación estabamos más que felices y asombradas por esta porción de mundo de la que eramos parte. Entre acrobacias, helados, hamacas, juegos, gente sentada en el piso, empezó el evento.

Circo Social del Sur nos dio la bienvenida

Unicef nos preguntaba que queriamos antes de los 30

Nos dividieron según nuestros colores de credenciales, y había que subir una escalera. No te puedo explicar la sensación que me recorrió cuando todos nos quedamos callados esperando a que saquen la barrera. Silencio, nada. Y después de que Gerry contara hasta tres, vivi una escena parecida a la película Bichos, cuando después de salvar a Dot del pájaro, Manny dice “este, amigos, es el sonido de la gente…”. A mi se me ocurrió pensar “este es el sonido de la gente que esta ansiosa por inspirarse”.

En los otros dos bloques pude estar en la Sala A , la principal. Lo bueno del evento, a parte de ser muchos, era que para poder ingresar en el tercer bloque tenias que juntarte con personas totalmente diferente a vos, usando una carta que te daban en la acreditación. Tuve una experiencia bonita con esto. Estaba buscando a gente de mi palo (oro) y de repente alguien me agarra de la mano y salimos corriendo encontrando a los que ya estaban reunidos y volvimos a correr cual jardin de infantes todos agarrados y así logramos la entrada a la sala A.

El mundo te sorprende y te reencuentra, con esas personas que sabes que no importa cuanta sea la distancia, hay algo (a veces un hilo rojo invisible) que te une. Fue así cuando nos encontramos con Gerry, que nos recibió con un cordial “Mis Scouts preferidas”. Luego de la emoción pude darle mi pañuelo scout, con mi pasapañuelo (que es lejos, uno de los objetos más importantes que he dejado ir) y nos sacamos una foto recuerdo. Momento único. 

Gerry y yo

Ese día fui parte de un circo, no pude creer cuanta magia existía en ese lugar, me emocioné al recordar la importancia de las palabras, me emocioné mucho más al saber una historia de vida llena de pasiones y compromisos, volé en tela, me reí ante lo desconocido, me dejé levantar, me enamoré de la música , quise establecer nuevas rutinas. Además me planteé que era lo que quería antes de los treinta: “Quiero inspirar a alguien, llegarle al alma”

No importó cuantas personas habían ahí, cada orador supo sembrar en cada uno, algo. Aunque mas no fuese la incertidumbre de qué hacer para cambiar la realidad. Eso es lo que busca TEDx, creo. Sacudirte un poco el cerebro, molestarte, ser esa espina de bien que te incita a ser parte, parte de esto grandote que es cambiar el mundo. Más que cambiarlo, transformarlo.

Esta aventura no terminaba ahí. Esa noche, cenamos en casa scouts, chusmeamos todo, subimos y bajamos escaleras, me lleve por delante paredes, tocamos el piano, cantamos y descansamos.  El domingo antes de regresar paseamos por la ciudad con nuestra prima Sabrina, y pasamos por el Ateneo, mi lugar preferido en Buenos Aires, hasta ahora.

De visita por la ciudad

Ateneo, otro mundo de inspiración

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s